Fundación

En 1960 la comunidad benedictina establecida en Esquipulas pidió ayuda a otros monasterios de los Estados Unidos para que les reforzaran, especialmente durante el tiempo de las peregrinaciones (enero-pascua).

El Padre Carlos Villeré, O.S.B., de la Abadía de San José, fue a la Abadía de Marmion a pedir dicha ayuda, entonces el Abad Geraldo le preguntó a Padre Matías Zinkan, miembro de la Abadía de Marmion, si deseaba ser misionero durante este tiempo de peregrinaciones. Después de la respuesta afirmativa, Padre Matías fue designado para ayudar en la misión de Esquipulas.

Posteriormente el Abad Geraldo Benkert, en 1964, le pidió a Padre Matías, que investigara un buen lugar para que la Abadía de Marmion pudiera establecer su propia fundación en Guatemala. El Abad Geraldo le presentó tres condiciones que orientarían la nueva misión:

  1. Necesidad de asegurar una vida monástica comunitaria.
  2. El apostolado tenía que ser de preferencia en el campo educacional.
  3. Que se pudiera trabajar con los pobres.

El 15 de enero de 1964, estando Padre Matías Zinkan, O.S.B., en Esquipulas, aprovechó la ocasión para hablar con el Arzobispo Mariano Rosell; éste le comentó que Monseñor Angélico Melotto, obispo de Sololá, estaba construyendo un seminario y que también estaba buscando ayuda para administrarlo.

El Padre Matías inmediatamente se entrevistó con Monseñor Melotto. Después de este encuentro Padre Matías le escribió un telegrama al Abad Geraldo diciéndole que viajara a Guatemala lo más pronto posible.

El Abad Geraldo había recibido otras peticiones de obispos de Centro América y América del Sur; pero él decidió atender inmediatamente la invitación de Monseñor Melotto y llegó a Guatemala para entrevistarse con él y para ver los nuevos edificios que casi estaban terminados, los cuales funcionarían como Seminario Menor de la Diócesis de Sololá. Monseñor Angélico Melotto, OFM, a su vez visitó la Abadía de Marmion para arreglar los detalles finales con el Abad Geraldo, O.S.B.

Después de estos encuentros ya estaba claro el panorama de lo que podía ser la nueva misión bajo la responsabilidad de la Abadía de Marmion. Sólo hacía falta que toda la comunidad benedictina de la Abadía de Marmion aprobara mediante su voto la invitación de Monseñor Melotto. El Capítulo fue muy favorable para aceptar la invitación, siendo así que el 29% de los monjes de la comunidad se ofrecieron como voluntarios para fundar la misión. Sin embargo, el Abad Geraldo sólo escogió a: Padre Marcos Hogan –como superior de la misión–, Padre Matías Zinkan, Padre Patricio Greene, Padre Conrado Lamb, Padre Francisco Daleiden y al Padre David Palmatier.

El día 10 de junio de 1965 se señala como el inicio oficial de la nueva comunidad misionera, cuando los primeros miembros recibieron la bendición de despedida en la Abadía de Marmion para partir hacia la nueva fundación en Guatemala.

ConócenosHistoriaAntecedentes